Decantarse por un presupuesto en un programa de software a medida resulta complicado porque es algo intangible, no lo puedes ver, no lo puedes comparar y no lo puedes probar hasta que se ha desarrollado.

Da la sensación de que estás comprando aire.

Hace poco, un potencial cliente se quejaba de que había solicitado presupuestos a diferentes empresas. Necesitaba una aplicación a medida. Estaba asombrado y completamente desorientado. Cómo era posible que hubiera tanta diferencia entre unos y otros.

En muchos presupuestos no se precisaban ciertos detalles,  en otros se valoraban pero con unas horquillas de desviación muy elevadas, tenía propuestas con tecnologías diferentes…..

Y es que en  informática, al igual que  en botica, existen multitud de alternativas para solventar una única necesidad. Así que, sin conocer exactamente las propuestas que había recibido, le comentamos que no era de extrañar que recibiera soluciones diferentes y con  precios distintos para un mismo proyecto.

Valorar lo intangible

 

Son tantos los casos que se pueden dar y diversos los caminos para llegar y valorar una solución técnica, que no se puede ofrecer una explicación standard. Y nos damos cuenta de que esto a veces genera desconfianza hacia nuestro sector.

Cuando un cliente nos plantea una idea de proyecto, cuando nos pide un presupuesto, todo está en el aire. Convertir en números ciertas preguntas sin conocer el entorno que las rodea supone responder con un

"depende".

Y , por supuesto, esa no es la respuesta que esperas como cliente.

Desde nuestro punto de vista, entendemos la creación de software a medida como un conjunto formado por la creatividad, la experiencia y el trabajo de uno o varios desarrolladores y situarlo en el contexto adecuado es primordial para que cobre sentido.

Es algo así como el “arte”.

No te asustes, no nos ponemos póeticos ni nos vamos a quedar en esta justificación “fácil”, pero sí la vamos a poner como ejemplo en el siguiente vídeo.

Lo vimos a través de una red social y, ya en su momento, nos pareció muy ilustrativo para nuestro sector. Como explicación rápida y visual pensamos que es perfecto para el tema que nos ocupa.

Echa un vistazo.

En los tres casos que se muestran en el video se ofrece el dibujo de El Joker terminado,  tres soluciones en tiempos distintos pero con diferencias apreciables. En cada escena se observa que la preparación y la posición de la mano del dibujante cambia, los trazos van a ser otros.

Con el desarrollo de software pasa un poco igual. Un acabado perfecto necesita tiempo de análisis y de ejecución. Una valoración precisa, necesita contener la máxima información sobre el proyecto.

Cómo se hacen las valoraciones

 

La valoración de cualquier desarrollo a medida está basada en el tiempo de ejecución y en su confiabilidad. Influye el número de recursos humanos que requiera el proyecto así como su capacitación.

El cálculo de su coste exacto precisa de un trabajo de consultoría y planificación, invirtiendo el tiempo necesario y recogiendo el máximo número de detalles de la nueva aplicación. De esta forma es posible  garantizar la eficiencia y competitividad de la propuesta.

Eso sería lo más correcto.

Etapas que cumple un buen desarrollo de software a medida

El cliente recibe una valoración “estimada”

Pero en una fase temprana, en el primer contacto cliente-proveedor, no suele ser factible separar la propuesta comercial en dos partes y vender el análisis por un lado y la construcción de la solución por otro.

En ese momento, la cantidad de información proporcionada es muy pequeña y realizar una valoración precisa, según los términos anteriores, no es posible.

El cliente nos presenta una aplicación que todavía no está bien definida, es una idea, una necesidad. Por ese motivo se ofrece un dato económico aproximado.

Estimaciones basadas en métricas

Este tipo de valoración, aunque se sustenta en la incertidumbre, no se realiza a lo loco, hinchando lo hinchable o a ojo de buen cubero. La estimación se basa en metodologías, métricas y medidas extraídas de proyectos anteriores. Las similitudes básicas entre proyectos facilitan obtener, con poca información, la referencia que necesita el cliente. Tendremos en cuenta entonces:

  • La complejidad del proyecto
  • El tamaño del proyecto
  • La necesidad de estructura del proyecto

La valoración preliminar deberá incluir la estimación de todas las fases por las que pasa cualquier proyecto: definición, análisis, diseño de la arquitectura, codificación, pruebas e implantación.

Da miedo tanta subjetividad ¿qué puedes esperar?

 

No hay que hacer malabares con una valoración de software

La verdad es que, después de todo lo leído, estás como al principio. No sabes qué esperar.

Si todo se basa en predicciones, en “dependes” y en estimaciones anteriores parecidas a la tuya (pero que no son la tuya), capaz de empezar con un precio “X” y acabar en un "Potosí".

Valorar correctamente un desarrollo de software en su etapa inicial es clave, tanto para el desarrollador como para el cliente

Desde el punto de vista del proveedor, entra en juego su reputación, saber hacer o imagen. Además determinará si el trabajo es viable.

 

Como cliente, esperas que tu coste real coincida con el coste estimado.

Por tanto, esta estimación inicial, bajo nuestro punto de vista, se convierte en crucial. Una buena valoración reduce las posibles desviaciones presupuestarias del desarrollo

y la capacitación del estimador es determinante para conseguirlo.

La empresa o desarrollador debe aglutinar experiencia profesional suficiente para solventar cualquier problema en la gestión del proyecto.

Independientemente de la métrica utilizada para calcular su coste, la propuesta debe ser homogénea, estar bien documentada y ofrecer una valoración inicial lo más fiel posible. 

Durante la etapa de un análisis previo el proveedor deberá identificar claramente QUÉ se va a solucionar y tendrá que recabar la mayor información sobre:

  • La gestión de los procesos a automatizar
  • Las carencias del sistema actual
  • Problemáticas ocasionadas

Dentro de este contexto, contar con la figura de un buen estimador es decisivo.

En resumen

 

Cuando plantees una necesidad a varios proveedores de software ten en cuenta que puedes recibir planteamientos diversos y con precios diferentes.

  • Como TICs orientamos a nuestros clientes en las opciones que consideramos posibles y más óptimas y eso lleva a diferentes soluciones.
  • Las ofertas estarán valoradas de forma aproximada, debido a la falta de información precisa en el primer contacto con el cliente.
  • Para mitigar esa incertidumbre y conseguir una buena valoración inicial, es necesario buscar la figura de un estimador que ofrezca garantías: formación, capacidad y experiencia en todas las fases de gestión de proyectos.

 

Datos de Contacto

Calle Postas 25, 1º

01004 Vitoria-Gasteiz

contacto por teléfono  945 56 79 82

info@albokasoft.com

¡¡Atención !!. Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Saber más.

  Acepto las cookies de este sitio web.
Política de Cookies